22 de noviembre


-1875: descubrimiento del asteroide (156)Xanthippa, en Pula, Croacia, por J. Palisa. Amalia Palisa, primera esposa del descubridor, nombró el asteroide en honor a Jantipa, esposa del filósofo griego Sócrates.



-1897: nace Paul Oswald Ahnert, astrónomo alemán. Realizó reportes durante un largo periodo sobre estrellas variables que observaba desde su observatorio privado. Durante la década de 1950 Ahnert avanzó de observador asistente, a ser un astrónomo de reputación internacional, gracias a sus observaciones sobre estrellas variables y sobre actividad solar.
Recibió un Doctorado Honorario de la Universidad de Jena en 1957. Su nombre se hizo bien conocido en Alemania, pues comenzó a publicar el "Kalender für Sternfreunde", un calendario anual de eventos astronómicos. Su primer volumen fue impreso en 1948. Paul Ahnert lo editó por más de 40 años, hasta que se retiró de esta tarea, a los 90 años.


-1904: nace Louis Eugène Félix Néel, físico francés, Premio Nobel de Física en 1970. Sus contribuciones a la física del estado sólido han encontrado usos útiles numerosos, particularmente en el desarrollo de la mejora de las unidades de memoria de los ordenadores.
En 1930 determinó la existencia de una nueva forma de comportamiento magnético: el antiferromagnetismo, nombrado así por la oposición al ferromagnetismo. Así pues demostró como, a cierta temperatura, denominada la temperatura de Néel, este comportamiento se detiene. Néel precisó en 1947 los materiales que también podrían presentar comportamientos ferromagnéticos. Por otra parte, dio una explicación al magnetismo débil de ciertas rocas, haciendo posible el estudio de la historia del campo magnético terrestre.
En 1970 fue galardonado con el Premio Nobel de Física por sus trabajos sobre el ferromagnetismo, premio compartido con el astrónomo Hannes Olof Gösta Alfvén, el cual fue galardonado por sus trabajos relacionados con el plasma.



-1944: fallece Arthur Eddington, astrónomo y físico británico. Eddington contribuyó a probar experimentalmente la teoría de la Relatividad General mediante la observación del desplazamiento de la posición relativa de una estrella durante un eclipse total de Sol. Tras dejar la universidad en 1905, el primer trabajo fijo de Eddington fue el de asistente jefe del Royal Astronomer (Astrónomo Real Británico) en el Real Observatorio de Greenwich. Le fue encomendado el análisis detallado de la paralaje del asteroide Eros sobre placas fotográficas, cuestión que le sirvió para desarrollar un nuevo método estadístico basado en el desplazamiento aparente de dos estrellas lejanas, lo que le mereció el Premio Smith en 1907.
Ese premio hizo que le acogieran como Fellow del Trinity College. Sin embargo, según investigaciones históricas recientes, parece que los datos que tomó Eddington no eran correctos, y seleccionó arbitrariamente qué información utilizar. Sin embargo, posteriormente se ha comprobado el desplazamiento de la luz de las estrellas al pasar cerca del Sol en repetidas ocasiones.
Eddington también investigó el interior de las estrellas teóricamente, y desarrolló el primer método para comprender los procesos estelares. En su modelo consideró las estrellas como esferas de gas en equilibrio radiativo e hidrostático, porque la presión del gas hacia fuera (por su temperatura) compensa la fuerza que la gravedad ejerce hacia dentro. Dedujo que, dadas las altas temperaturas internas requeridas, los átomos del material estelar estarían en esencia completamente ionizados, y por lo tanto dicho material debería comportarse como gas ideal, simplificando así los cálculos.
Así demostró que el interior de las estrellas debe encontrarse a millones de grados. También descubrió la relación masa-luminosidad para las estrellas de la secuencia principal, calculó la abundancia del hidrógeno y creó una teoría para explicar el cambio de brillo de las variables cefeidas.
En 1920, basándose en la medición precisa de los pesos atómicos hecha por F. W. Aston, fue el primero en sugerir que las estrellas obtienen su energía a partir de la fusión nuclear del hidrógeno y el helio. Aunque al principio esta teoría era controvertida, la discusión finalizó cuando Hans Bethe desarrolló la teoría de la fusión entre 1938 y 1939.






No hay comentarios:

Publicar un comentario